Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Martha Marcy May Marlene”: Sueños rotos

[6/10]   El articulado título de “Martha Marcy May Marlene” responde a cada uno de los trozos de personalidad de una joven que quiso ser ella misma y que acabó confundida en su esquizofrenia. En realidad, es Martha a secas… pero en la película de Sean Durkin vive desquiciada entre su presente y pasado, entre sueños y recuerdos que pesan demasiado, entre miedos y deseos de recuperar una vida normal. Hace dos años desapareció sin dejar rastro para instalarse en una comuna hippie, en un ingenuo intento de cumplir sus sueños de realización y liderazgo. Ahora, con la mente perturbada por humillaciones y otros abusos de violencia, ha huido del campamento para refugiarse junto a su hermana Lucy, que la acoge también para curar, de paso, su propio sentido de culpa… pero los fantasmas persiguen a esta soñadora y la cosa no será fácil.

Perturbadora e inquietante es la historia de esta alma herida en su adolescencia y rota en su juventud. No sabemos nada de las causas de la fuga de antaño, pero se adivina desencanto y pérdida de seguridad en sí misma, una falta de afecto y quizá un menosprecio, o una tragedia familiar que terminó por alejarla de un modo de vida burgués. En cualquier caso, debió sufrir un íntimo dolor y una gran turbación emocional que la convirtieron en presa fácil de una secta que vendía humo de liberación a cambio de voluntades. Duras experiencias de “depuración”, con todo el ritual de iniciación sexual -especialmente estremecedor cuando ella misma actúa de maestra con la nueva víctima- y con un líder depravado que genera angustia a su alrededor. Con el tiempo, vemos una mente confundida que trata de seguir distinguiendo entre la vida humana y la animal (escalofriante es la escena de tiro en el bosque, en relación con el suceso posterior en la casa de un vecino), entre las normas morales que llegan con la naturaleza humana y las impuestas por el capricho de unos desalmados. Por eso, causa una fuerte impresión comprobar cómo su conciencia ha quedado laminada por esos dos años de enajenación, y cómo ha perdido referencias de lo sensato u oportuno al regresar al mundo civilizado… en la escena del baño en el lago o en la del dormitorio de su hermana.

El buen manejo de los silencios y del sonido ayuda a crear atmósferas inquietantes y sofocantes, lo mismo que la frialdad fotográfica invita a penetrar en lo profundo de una mente y corazón estropeados… para después no mostrar demasiado porque se prefiere el mundo de las nieblas y de la sugerencia. Emociones intensas y contenidas -salvo en la crisis de ansiedad durante la fiesta, un tanto sorpresiva… pero son los primeros síntomas-, con un dramatismo extremo al que da vida Elizabeth Olsen, pieza clave en este universo desquiciado y dañino; su rostro refleja unas veces la ingenuidad y alegría adolescente, y otras la inquietud y desorientación existencial. También es justo destacar el trabajo de John Hawkes, carismático líder de mirada torva e aliento insano que incomoda a quien se le acerca. Aunque el tema requiera un ritmo que permita sumergirse poco a poco en esa profundidad abisal (o fantasmal), por momentos se hace excesivamente lento y solemne, y la tensión se diluye con una (bonita) canción folk, o se repite con episodios que hacen que vaya perdiendo fuerza (la vida en la comuna, con sus peroratas sobre la muerte, la nirvana y los tiempos paralelos) o se desaprovecha una subtrama de culpa que daba más de sí.

Bien montada con suaves transiciones desde la afinidad de planos, la historia oscila entre los dos tiempos de la narración, entre el plano real y el imaginado, entre el recuerdo y el presente vivido, a veces dejando en la oscuridad a esa adolescente herida primero y desencantada después, a esa joven que soñaba con ser líder y maestra… y que acabó sumida en la pesadilla más oscura y asfixiante. Una película algo confusa para una mente compleja, que gustará más a quienes prefieren un cine independiente y que discurra entre la ambigüedad (Sundance concedió a Durkin el premio al mejor director), con retratos de iniciación y de culpa, con infiernos interiores y paraísos deseados.

Calificación: 6/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Martha Marcy May Marlene”, película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2011 Fox Searchlight Pictures, Maybach Cunningham, Filmhaven Entertainment, Borderline Films y This Is That. Todos los derechos reservados.

Publicado el 28 abril, 2012 | Categoría: 6/10, Año 2012, Críticas, Drama, USA independiente

Etiquetas: , , , , , ,

Artículos relacionados:

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve